La idea aquí es compartir las diferentes técnicas que podemos usar para conservar la sangre menstrual y pintar con ella. ¿Qué técnicas hay?   a) Sangre fresca. Este líquido puede ser usado directamente en el papel o tela, rebajarse en agua y pintar con la técnica de acuarela o usarla con una plumilla sin diluir, como si fuera tinta, sobre el papel. Esta sangre la puedes refrigerar en un pequeño frasco hasta por 2 meses.   b) Sangre congelada. Para quienes planean hacer una obra más grande, tienen la opción de congelar su sangre en un frasco de plastico limpio y recolectar la de varios meses. Cuando deseen usarla, simplemente la descongelan. Pueden también diluirla con agua o usarla directamente.   c) Sangre deshidratada. Si la idea de guardar tu sangre en el congelador no te apetece, puedes secarla y luego rehidratarla para usarla nuevamente. Para secarla simplemente debes expandir la sangre fresca en un recipiente y dejarla secar al sol, a temperatura ambiente. Para evitar que le caiga tierra o polvo, puedes cubrir el recipiente con una tela delgada.  
Recolectar la sangre para pintar y crear

Leave a Reply